El diseño editorial es una de las ramas más completas en el diseño gráfico, requiere no solamente de una buena dosis de creatividad, sino también de aplicar el idioma correctamente, utilizar los programas apropiados y conocer los pormenores de la producción, entre otras cosas. Se trate de un folleto o un libro de arte, resulta básico conocer las reglas, dominarlas y aplicarlas. Con base a experiencias ajenas y propias, presento aquí diez de ellas, sin pretender englobarlas a todas. Apenas recalcando algunas que son de suma importancia y muchas veces no se toman tanto en cuenta.

1 Lee lo que diseñas

No puedes diseñar un texto sin conocer su contenido. Si lo lees, puedes tomar decisiones creativas de jerarquía y orden. Si el texto es muy largo puedes solicitar un brief.

2 Define el tamaño de la letra

No te dejes engañar por lo que ves en el monitor, un tamaño de 12 puntos puede parecer muy chico. Mejor haz una prueba de impresión para saber cómo se reproducirá un texto en su dimensión real. Determina el tamaño con base primero en el usuario, deja la estética a un siguiente plano.

 

3 Comienza tu archivo como original mecánico

Al final del proyecto estarás cansado y viciado. 
Aplica rebases, arregla colores y coloca imágenes desde el inicio como si se tratara del original para producción.

4 Mantén un solo estilo

Haz una retícula y respétala.
No uses muchos tipos de letra.
Da preferencia a la personalidad del documento y al contenido en lugar de sobreadornar la página.

5 Cuida tu ortografía

Procura que alguien más lea tu trabajo, quizá tú ya no detectes las posibles faltas, especialmente si llevas mucho tiempo trabajándolo.
Un error ortográfico echará a perder el trabajo completo.
Lee mucho. 
Estudia ortotipografía que es la aplicación de las reglas de edición y ortográficas, como cuándo usar itálicas, cómo escribir números y en qué casos se usan las altas, entre muchas otras.

6 Boceta

Es más sencillo bajar ideas de tu mente sobre un papel. Comienza con ideas generales, haz muchos bocetos, escoge los mejores y comienza a refinarlo. Cuando tengas la idea más clara entonces pasa a la computadora.

7 Utiliza los programas correctamente

Cada programa tiene un objetivo específico. 
Los de autoedición poseen muchas opciones que te ayudarán a hacer tu trabajo más fluido.
Apréndete los atajos, eso hará que te concentres en las cosas que realmente importan sin perder tiempo buscando menús.
Mantente actualizado: toma cursos, ve a conferencias, revisa las novedades en cada actualización.

8 Cuida las manchas tipográficas

Una mancha tipográfica consistente le da estética al texto, comodidad al lector y muestra tu destreza.
Busca que los textos se compongan armónicamente en bloques, que se vea unidad. 

9 Jerarquiza

Comienza por atraer al lector, continúa por mostrarle de qué trata el texto y finalmente, dale comodidad para que lea, tienes que hacer que tu diseño sea invisible.
Encauza los puntos esenciales en donde debe fijarse primero, llévalo de la mano por la página.

10 Selecciona la tipografía correctamente

Piensa en el estilo de la fuente, después selecciona la tipografía específica.
Prueba en diferentes tamaños, interlíneas, anchos de columna y espaciamientos. Imprímelos.
La mejor fuente es la que no se ve.

Ayuda en línea